El Alma
¿Que es el Alma?

Descrita en El Bhagavad-gita tal como es como una partícula atómica y antimaterial, el alma, conocida en sánscrito como atma, es mucho más sutil que la energía material. El alma, de tamaño atómico, es la fuerza vital de todos los seres vivientes y es la fuente energética que mantiene a todas las entidades vivas. La energía del atma está difundida a través de todo el cuerpo humano, y es la causa de nuestra sensación de variados placeres y dolores. Esta corriente del alma es conocida como conciencia. Aún cuando no podamos ver al alma, su presencia puede ser entendida por la presencia de la conciencia.

A veces no podemos ver al Sol en el cielo debido a la presencia de las nubes, pero la luz del Sol es todavía visible. Similarmente, podemos aceptar la presencia del alma en todos los cuerpos vivientes (humanos, animales o vegetales) porque percibimos en ellos los síntomas de la conciencia.

En el caso opuesto, podemos sentir la ausencia del alma después de la muerte porque no vemos síntomas de conciencia en un cuerpo muerto. Al morir, el alma deja el cuerpo material y soporta la experiencia de la muerte sin ser dañada. Por eso, en El Bhagavad-gita encontramos al alma espiritual descrita como inmutable, indestructible, insoluble, existente en todas partes e invisible.

Leemos en El Bhagavad-gita que cada alma minúscula es una parte fragmentaria eterna de Krishna, Dios. La energía del alma proviene de este vínculo con Dios, el Alma Suprema. El alma está constitucionalmente ligada a Krishna, tal como las partes de nuestro cuerpo están relacionadas con la totalidad del cuerpo. Debido a que el alma es parte de Krishna, su naturaleza es la de servirle, tal como nuestras manos sirven a todo el cuerpo llevando alimentos a la boca cuando comemos. Cuando el alma exhibe esta función original, sus características naturales se manifiestan gradualmente.

El alma es descrita en los Vedas como energía marginal, dotada de la libre elección de servir o no servir a Krishna, Dios. Cuando el alma manifiesta el deseo de no servir a Dios y actúa independientemente de Él, esas cualidades espirituales inherentes a ella se cubren temporalmente debido al olvido de Dios. Cuando esto sucede, el alma abandona el campo de energía espiritual pura (el mundo espiritual) y, bajo la influencia de la energía material, entra en un cuerpo físico.

En su estado trascendental original, el alma se caracteriza por tener tres cualidades. La primera es la eternidad, debido a que es parte y porción del Señor Supremo, quien, de acuerdo a El Bhagavad-gita, es innacido e inmortal. La segunda es que el alma es plena de conocimiento, porque es parte de Krishna, quien es la fuente de toda la inteligencia y quien es también omnisciente. La tercera es que el alma es bienaventurada, a causa de su conección con Krishna, la suma total de la felicidad y la bienaventuranza.

Tan pronto como entendamos la naturaleza del alma, podremos empezar a entender la naturaleza de Dios. Por realizar al alma a través de las enseñanzas de El Bhagavad-gita, gradualmente redespertaremos nuestras cualidades originales de eternidad, conocimiento y bienaventuranza. Sólo entonces nuestra olvidada relación con Krishna, Dios, podrá ser revivida.